• 30 octubre 2020

Recordatorios: 26 de Noviembre: 49º ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DE UN IDOLO POPULAR: JULIO SOSA

Julio Sosa, ‘El varón del Tango’, fue una de las máximas figuras del tango a nivel mundial. Poseedor de una típica voz tanguera, Julio Sosa fue el gran culpable de que el tango sobreviviera a una época donde los nuevos estilos musicales parecía que iban a eliminar el tango de los públicos juveniles.-   Julio Sosa nació en la ciudad de Las Piedras, Canelones, Uruguay, el 2 de febrero de 1926. Desde muy pequeño debió luchar arduamente para superar la pobreza y buscarse una vida digna, además de poder cumplir su sueño de cantar. Sus padres Luciano Sosa (peón rural) y Ana María Venturini (lavandera) contaban con innumerables problemas económicos y Julio terminó trabajando muy temprano. No demoró en llegar a Montevideo y probar suerte allí, donde trabajó de una gran cantidad de oficios.-   Los comienzos de Julio Sosa en el tango profesionalmente nos transportan a la ciudad de La Paz, en las afueras de Montevideo. Allí comenzó como vocalista de la orquesta de Carlos Gilardoni. Con esa experiencia volvió a Montevideo y comenzó a tener participación en las orquestas de Hugo Di Carlo, Epifanio Chaín, Edelmiro “Toto” D’Amario y Luis Caruso.  Con la orquesta de Luis Caruso llegó la posibilidad de grabar el primer disco en 1948. En esa grabación Julio Sosa interpreta cinco temas que le permitirían al año siguiente cruzar el Río de la Plata y comenzar a abrirse camino en Buenos Aires. Era el comienzo una carrera que lo convertiría en el último cantante de tango que fue capaz de convocar multitudes.-   En 1953 se integró a la Orquesta típica de Francisco Rotundo de los que han quedado registros de grandes interpretaciones como “Justo el 31”, “Bien bohemio” y “Mala suerte”. En 1955 pasa a conformar la orquesta de Enrique Mario Francini y Armando Portier, lo que significó un importante cambio económico en su vida. Con esta orquesta estuvo hasta 1960, cuando decidió que era el momento de comenzar su etapa solista. Julio Sosa se puso en contacto con el bandoneonísta Leopoldo Federico y le encargó la organización de la orquesta. Continuó grabando con Columbia, como lo hacía en la orquesta de Francini y Pontier, y fue el titular del departamento de prensa de ésta que lo apodó como “El varón del Tango”.-   En 1958 se casó con Nora Edith Ulfeldt, con quien tuvo una hija, Ana María, divorciándose poco después y poniéndose en pareja con Susana “Beba” Merighi. En el año 1960 escribió su único libro, “Dos horas antes del alba”. Sosa tenía una pasión por los autos, y había tenido varios accidentes de tránsito por conducir a desmedida velocidad. A consecuencia de esta pasión, falleció a los 38 años: a las 9:30 horas del 26 de noviembre de 1964, en un accidente automovilístico ocurrido en la esquina de la Avenida Figueroa Alcorta y Mariscal Castilla, del barrio de Palermo de Capital Federal. Sus restos fueron velados en el Salón Argentina pero la multitudinaria concurrencia obligó a trasladar los cortejos fúnebres al Luna Park. Hoy sus restos están en el cementerio de Las Piedras, Canelones, Uruguay. La Dirección de Cultura, en el 49º aniversario de su fallecimiento, rinde homenaje a uno de los ídolos populares más reconocidos del Tango.-     ]]>

Publicación relacionada